La Abadía de Glastonbury en  Somerset, es una de las iglesias no subterráneas más antiguas del mundo (por oposición a las criptas y otras catacumbas), cuyos orígenes se remontan al establecimiento de una comunidad de frailes del año 63, en el momento de la visita legendaria de  José de Arimatea, según se cuenta pariente de Jesús, que habría aportado el  Santo Grial  y  plantado el espino blanco. Aunque estos hechos son discutidos, la abadía conserva su interés gracias a sus ruinas y a su rica historia.

Historia y leyenda florecen en torno a la abadía. Su origen se remontaría al siglo VII. Reconstruida, ampliada e incendiada, fue erigida nuevamente en el siglo XII. La abadía disponía de derechos señoriales y de amplios dominios cuando se vio afectada por la Disolución de 1539.Se  dice que el rey Arturo y la reina Ginebra están enterrados aquí  y que sus cuerpos fueron “descubiertos” en el cementerio en 1191. Sobradamente diseminadas entre los espacios de césped, las ruinas se erigen altivas entre majestuosos árboles. La capilla de la Virgen, de piedra de Doulting, posee una torreta de ángulo, paredes muy adornadas y admirables puertas; la del norte está decorada con representaciones esculpidas de la Anunciación, los Reyes magos y Herodes.

En el este de las columnas góticas del crucero todavía permanecen de pie las paredes del presbiterio y, detrás, la antigua capilla de Edgardo, mausoleo de los reyes sajones. El edificio de las cocinas del siglo XIV es lo único intacto.

Si quieres puedes visitar su página para saber más de este privilegiado espacio: Abbey House Glastonbury

En este entorno mágico, alojándonos en la casa dentro de los jardines de la Abadía, llevaremos a cabo nuestro viaje a Avalon.

Para más detalles consulta el PDF con la información en es siguiente enlace: Abadía Glastonbury, 2012