Sarvangasana
Sarvangansana, La Vela. Formación de profesores de Yoga.

 

Sarvangasana. La Vela

(Formación profesores yoga. Asociación de profesores de yoga Merkhaba)

Detalles técnicos:

  • La base de la postura ha de ser simétrica.

  • En la postura final las manos presionan firmemente la espalda, obligando a que el esternón quede con contacto con el mentón.

  • El peso del cuerpo descansa sobre la zona occipital de la cabeza, los hombros, los brazos y los codos. El cuello permanece relajado y bien estirado en su zona posterior.

  • Los codos se aproximan entre sí al máximo y los hombros se alejan del cuello.

  • Hay que intentar que todo el cuerpo quede vertical, de manera que las piernas y el tronco formen una línea recta perpendicular al suelo. Cuando se consigue la verticalidad total en la postura, se establece un equilibrio perfecto y desaparece el tirón gravitacional, lo que permite permanecer en la asana sin ningún esfuerzo. Esto no se logrará al principio, pero la práctica regular flexibilizará suficientemente el cuello y la espalda, y hará posible adquirir una postura completamente vertical.

Contrapostura:

Toda asana tiene su contrapostura, una posición de características opuestas y complementarias que equilibran sus efectos. La contrapostura se realiza después de una breve pausa al finalizar la asana. Matsyasana (postura del pez) es la contrapostura de sarvangasana y halasana (postura del arado).

Tiempo de permanencia:

Unos pocos segundos los primeros días, y hasta diez minutos cuando se esté suficientemente entrenado. Si se practica dentro de una sesión de asanas, de tres a cinco minutos será suficiente.

Beneficios principales:

  • La presión del pecho contra la barbilla estimula la glándula tiroides, locual equilibra los sistemas circulatorio, digestivo, reproductivo, nervioso y endocrino.

  • Tranquiliza la mente, alivia el estrés mental y emocional, y ayuda a aclarar las perturbaciones psicológicas.

  • Mejora el sistema inmunológico.

  • Su influencia en las glándulas paratiroides asegura el desarrollo normal y la regeneración de los huesos.

  • Esta postura induce la respiración abdominal, que mejora el intercambio de aire en el cuerpo, alivia el estrés y masajea los ´órganos abdominales.

  • Tonifica las piernas, el abdomen y los órganos reproductivos, drena la sangre y los fluidos estancados, y aumenta la circulación a estas áreas.

  • Mejora la flexibilidad de las vértebras del cuello y tonifica los nervios que pasan hacia el cerebro por el cuello.

  • Aumenta la circulación en esta área, lo cual revitaliza los oídos, los ojos y las amígdalas. Mejora la circulación sanguínea en todo el cuerpo.

  • Es muy útil para combatir algunas enfermedades, como asma, bronquitis, varices, hemorroides, diabetes, etc.

  • Equilibra la actividad de ida y pingala, canales energéticos del cuerpo que conducen la fuerza mental y vital.

  • Estimula la actividad de vishuddhi chakra (chakra de la garganta).

Contraindicaciones:

No debe practicarse sarvangasana si se padece alguna afección seria de hígado, bazo o corazón, y en caso de tiroides inflamadas, espondilosis cervical, hernia discal, tensión alta y otras afecciones del corazón, debilidad en los vasos sanguíneos de los ojos, trombosis o impurezas en la sangre. Cuando existan dolencias agudas de la cabeza o el cuello, infecciones bucales, otitis, anginas, etc.

Tampoco se debe practicar durante la menstruación, en el primer trimestre del embarazo, y en las etapas avanzadas.

Sarvangasana, La Vela. (Formación profesores yoga)