Uno de los estilos que aprenderemos en nuestra formación de profesores de yoga es el Ashtanga Vinyasa Yoga. Este yoga tiene multiples beneficios físicos y psicológicos, debido a su forma particular de practicarse y a los elementos que incorpora. Es por ello que en nuestro curso de formación de profesores de yoga para profesores esta incluido, como uno de los elementos principales en el temario de los alumnos.

Iremos comentando paso a paso cuales son las características del Ashtanga Yoga, comenzando con que significa Vinyasa.

Principios de Vinyasa

El término Vinyasa se refiere a la unión del movimiento y la respiración, un método que convierte a posturas estáticas de yoga en un flujo dinámico. La duración de una inhalación ó de una exhalación, determina la duración de la transición entre las posturas. Las posturas se mantienen durante un número de respiraciones concreto. En efecto, la atención está puesta en la respiración y en el trayecto/transición entre cada postura y no solamente en el logro de la alineación del cuerpo.

Vinyasa es una palabra en sánscrito que se utiliza en yoga con varios significados. Etimológicamente, nyasa quiere decir “poner”, y vi “en un lugar en concreto”. Veamos qué es lo que queremos decir con esto exactamente.

En yoga, el primer significado de Vinyasa es “unión de respiración y movimiento”. El tradicional saludo al sol es un ejemplo de esto, cada movimiento va unido a una parte de la respiración: por ejemplo, inhalamos elevando los brazos hacia el cielo; exhalamos doblándonos de la cintura y llevando los brazos al suelo. Como norma general, la inhalación se corresponde con movimientos de apertura; y cerramos o flexionamos al exhalar. Cuando lo practicas, puedes sentir que casi surge de forma natural, se trata de facilitar los movimientos respiratorios: abriendo al inhalar para usar toda la capacidad de nuestros pulmones, y cerrando al exhalar para facilitar el vaciado.

Vinyasa son también las transiciones que se hacen entre poses mantenidas, como los movimientos que hay entre las diferentes asanas que forman las series de Ashtanga. Se utilizan para mantener la concentración (en lugar de pasar de una asana a otra sin más), y también para equilibrar el efecto de una postura mantenida, ajustándonos y preparándonos  para la siguiente. Estos movimientos requieren energía, y ayudan a producir calor interno, tan apreciado en Ashtanga Vinyasa y una de las razones elegidas en nuestra formación de profesor de yoga por sus grandes beneficios sobre el sistema físico y energético de nuestro cuerpo, como veremos en posteriores artículos.

Si quieres conocer más sobre el Ashtanga Vinyasa y/o recibir más información sobre la formación intensiva de yoga de este verano puedes poner en contacto con nosotros a través de nuestro email en info@merkhaba.com.

¡Hasta pronto!