Avalon El Jardín del Caliz. Parte 3

El Agua, la presencia curativa

Aquí el agua es de la mejor calidad, y proviene de una fuente muy profunda y desconocida, tan pura como impoluta. Es una fuente rica en hierro, y es conocida como la Fuente Roja, por el color rojizo que marca su camino. El alto contenido en hierro le otorga al agua un sabor distinto.

La Cabeza del León, el manantial, es donde se bebe el agua, y su temperatura nunca varía de los 11º.

En Chalice Well mucha gente experimenta los poderes curativos y saludables de la naturaleza, y de sus aguas y plantas. En el rincón denominado la “Corte de Arturo”, se halla el baño de los peregrinos; originalmente más profundo, y un lugar en el cual ocurrirán muchas curaciones famosas en el siglo 18, en el que “tomar las aguas” estaba de moda en aquella época. No cabe duda de que siguen hasta hoy en día, aunque no suelen ser de forma milagrosa ni repentina, sino más bien de forma profunda y suave. Si tienes la oportunidad de poder ir, aprovecha tu tiempo aquí, sentándote un rato en los jardines y tomando las aguas. Deja entrar en tu interior el ambiente de tranquilidad.

El poder curativo de las aguas no está en el contenido mineral, sino en una fuerza tan sutil como vibratoria que está liberada cuando sube el agua de su hogar subterráneo, e interacciona con las fuerzas de la tierra y la luz al aire libre. No es necesario tomar mucho para aprovechar su potencia curativa, basta con tomar unas cuantas gotas en un vaso de bebida natural hasta 3 ó 4 veces diariamente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las Energías de la Tierra

Al ver el planeta como una entidad viva y autoregulada de forma natural, comprendemos que sus ritmos y pulsos forman una parte íntima del organismo entero. Mucha gente ha percibido el fuerte poder de las energías de la tierra alrededor de Glastonbury.

En los jardines del Pozo del Cáliz en concreto, las corrientes gemelas de las líneas “lay” (de energía cósmica), que fluyen de Cornwall a Norfolk, serpentean por las aguas, e incluso se cruzan por el rincón de la Corte de Arturo. La energía de las líneas, que varía cada día y cada estación, crea corrientes sutiles que, en turno, influyen en los campos de energía de todo ser vivo. Las líneas de Miguel y María atraviesan los jardines por su camino por la abadía y la colina del Tor, antes de dirigirse al Círculo de Piedras de Avebury (en Wiltshire).

En cuanto se toma un tiempo para sentarse y meditar en el entorno del Pozo del Cáliz, se puede experimentar o sentir el pulso de la tierra, y apreciar la fuerza vibrante de la vida que sostiene el planeta en el que vivimos.

Pag anterior: Avalon El Jardín del Cáliz. Parte 2

Avalon El Jardín del Cáliz. Parte3